Sitio Lufso

Biblioteca

Preocupación de la palabra

¿Tiene algún sentido dedicarme a estas palabras?
He mirado hacia fuera la tierra encaprichada.
El tiempo que corroe y la desidia de las almas.
Los mares se hacen fuego; los vientos, filosas aguas
y los muertos flotan, vuelan detrás de las pantallas.
Hay menos manos trabajando y más rejas en las casas.

¿Tiene algún sentido dedicarse a estas palabras?
Si afuera el mundo va esgrimiendo sus armas.
El hierro, el dinero, el poder y las corbatas
se pasean orgullosos en su escaño de endogamia
y los niños de algún lado lloran el rojo derramado 
de las banderas que atravesaron sus inocentes palmas.

¿Tiene algún sentido dedicarles estas palabras?
No los curarán, no los salvarán del hambre y de las balas.
Amor, mientras te escribo y mientras lees esta carta
de seguro la sangre de alguien por los suelos clama.
Y mientras este párrafo inútil de amparo se remata
también el brillo famélico de los ojos de otra cara.

¿Tiene algún sentido dedicarte estas palabras?
Si en algún lugar alguien secuestra una hermana.
Y yo, aquí, en el subsuelo inventado de mi casa
patino incierto por el recuerdo de tu cama
hablando de amor y de desvelos y de mañanas
mientras  que quizás su futuro no encuentre el alba.

¿Tiene algún sentido dedicar estas palabras?
Que al menos sirvan como una ruidosa pausa
para pensar en los horrores y repensar la calma.
Amor, todavía nos tenemos tomados desde el alma.
No hay distancias, ni ajenos, ni fronteras, ni mapas.
Amor, todo está sucediendo detrás de la ventana.

Comentarios

Sitio Lufso

Facebook

¿Qué te pareció?

Tu correo electrónico no se mostrará. Los campos obligatorios están marcados con *.