Sitio Lufso

Obras

Azul de Gris

Empecé estos (no sé qué carajo son) porque no tenía inspiración. Ni siquiera podía mendigar poesía, nada surgía. No tenía, ni tengo, ganas de cuentos o novelas. Entonces andando con mi pequeña canilla de humanidad por el campo de la literatura, me encontré con cuervos, con olivos girando en un campo viejo, y ahí, ayudado por un espantapájaros comencé a escribir estos (repito: no sé qué carajo son) y simplemente me rebalsé y tiré y tiro todo esto que me va surgiendo sobre el teclado. No quiero pensar metáforas para este estado. Me gusta que se vayan (si es necesario decirlo y lo es) al carajo.



Comentarios

Sitio Lufso

Facebook

¿Qué te pareció?

Tu correo electrónico no se mostrará. Los campos obligatorios están marcados con *.