Sitio Lufso

Obras

Bienvenidos a Moler

Moler es un pueblo demasiado extraño. Ni bien vos atravesás el portón roído por el tiempo y las tormentas de arena, la primera sensación que tenés, es la de la sangre enfriándose hasta el punto de perder interés en ello. Después, un extraño aire de campo desciende desde la opacidad del cielo nocturno —totalmente fresco y desalmado— y se te mete por la nariz hasta quitarte el brillo de los ojos. Tenés hambre, mucha hambre. Los bichos te tientan y una ansiedad de río seco termina por llevarte a codiciar con el paladar y la lengua entre los labios cualquier asomo de luz…
Te comenzás a sentir totalmente un reptil.



Comentarios

Sitio Lufso

Facebook

¿Qué te pareció?

Tu correo electrónico no se mostrará. Los campos obligatorios están marcados con *.