Sitio Lufso

Biblioteca

Primer amor

He sido el niño de los pasos escondidos.
La tarde era mi juguete, la noche mi sueño limpio.
¿Quién me guardaba de vos?
¿Quién en mí me escondía?
Estas manos sonreían y este pecho era mío.

No soportó más la piel que impedía el destino.
Fuiste así de entre tantas cosas que ya no importan:
el cántaro secreto, la quebrada sombra que se disolvía.
La que vino abriendo puertas, encendiendo colmenas.
La infancia destruida, la llave descubierta.

¿Qué es esto que me empuja la sangre y la vida?
No lo conozco, el mundo es nuevo.
Círculo del primer amor en que caí descuidado:
La ceguera de tocar estrellas.
La ingenuidad de las ocultas espinas de la flor.
Fuiste los primeros versos delirantes y sencillos;
las tímidas palabras que creían ser castillos.

Amor que por vos ha comenzado
como el dulce bocado que al final se ha olvidado.
Amor de cimientos, primer agudo escalón.
Inocencia que te me fuiste pensando en ella.
Has traído desde donde no sé, a un joven enamorado
y has dejado atrás a un niño alegre
horadado de brillantes ojos y alma extendida
con fanatismo de que has venido
y doloroso sabor de que no te has detenido.


Comparte


Comentarios

Sitio Lufso

Facebook

¿Qué te pareció?

Tu correo electrónico no se mostrará. Los campos obligatorios están marcados con *.