Sitio Lufso

Etiquetas


Homónimo – #1

https://sitiolufso.com/biblioteca/homonimo/

Azul de gris, rojo de amarillo, verde de negro. ¿Qué diferencia hay entre sacar un caracol de una tortuga o una libélula de un colibrí? La diferencia es irracional ante la especie; pero la realidad es justa en el movimiento y en la forma. En estos momentos en que mi alma se extiende como una […]


L de lector

https://sitiolufso.com/biblioteca/l-de-lector/

Para vos lector desconocido son todos estos versos desojados de este árbol antiguo, de estas horas oscuras; estos poemas encerrados en dos tapas que salieron de mí a la superficie y que claman vida y viajes desde una boca o unos ojos hasta diferentes oídos. Lector, estos versos son tuyos, hazlos vivir como yo no […]


De plantas y bestias

https://sitiolufso.com/biblioteca/de-plantas-y-bestias/

De mis dedos surgieron pequeñas semillas; pequeños huevos incubados en el papel y de a poco en ese pasado comenzaron a crecer. Se hicieron retoños, se hicieron crías en ese pasado que ya ni sé. Eran pequeñas flores de muchos colores; eran pequeñas criaturas sin dientes ni garras. Algunas por más pequeñas eran perfumadas, eran […]


Sinestesia

https://sitiolufso.com/biblioteca/sinestesia/

Despierto. Miro la fatiga. Fatigo la mirada. Ando. Respiro las formas. Diluyo los sonidos. Me escabullo en los sabores. Saboreo los cielos, las nubes. A veces canto un aroma. Otras, grito un rojo y un negro; un par de triángulos. Toco la visión de los que me acompañan. Escucho con atención lo que dicen las […]


Tomando sus manos

https://sitiolufso.com/biblioteca/tomando-sus-manos/

La naturaleza entra por los sentidos, viaja como un rayo táctil como un perfume visible como un sonido exquisito. Pronto toda esa materia cae en sus manos, se entrega. Ella apretando con sus dedos mi alma, esculpe y levanta su estructura transmutada. La decora, tuerce, reaviva con su alquimia versátil. Entonces aparezco yo con mi […]


Tierna fuga

https://sitiolufso.com/biblioteca/tierna-fuga/

Como un corazón sin viento estaba. Palpitante. Estática. Yo escuchaba tus ojos. Tu voz me respondía lágrimas. ¿Qué voy a hacer poesía? Perdóname. Tu corazón era el suyo. Mis palabras eran tu mirada y tu mirada sus ojos. Necesito de tus besos pero no están sus labios. ¿Qué puedo hacer poesía? No llores; perdóname. Eras […]